Cartuchos de tinta originales

 

Una de las medidas que muchos utilizan para ahorrar unos cuantos euros a la hora de imprimir son los cartuchos de tinta reciclados.

Es cierto que en el momento de la compra, estos cartuchos pueden costar la mitad o menos comparando con el cartucho original, pero … realmente vale la pena? Y lo que es más importante aún es el ahorro real en medio y largo plazo.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que cuando compramos cartucho de tinta original, no sólo estamos comprando tinta, por encima de todo lo que estamos comprando es una garantía.

En el caso de HP, podemos decir de la garantía que incluye al comprar un cartucho original son:
1. Las pruebas de laboratorio muestran que utilizando cartuchos originales se imprime correctamente desde el principio hasta el final del cartucho, algo que no suele ocurrir con los no originales, que empiezan a imprimir mal cuando tienen poca tinta, entre un 30 y un 20%. Esto tiene dos problemas, por un lado no podemos apurar el consumible hasta el final, y por otro, nos vemos obligados a repetir muchas impresiones que no se han efectuado correctamente, duplicando el gasto de tinta.
2. Utilizar un cartucho original cada vez que tenemos que cambiar es importante porque con el tiempo, los componentes del cartucho se van deteriorando. En este sentido, si lo que hacemos es rellenar el mismo cartucho una y otra vez, no pasará mucho tiempo para ver cómo nuestra impresora funciona cada vez peor.
3. La calidad de las tintas utilizadas en un cartucho original no es la misma que se puede obtener de un cartucho reciclado. La pureza de los colores, la velocidad del secado por página y otros aspectos importantes para una empresa, se pueden ver afectados  mediante el uso de tintas recicladas.

Por otro lado, si sólo tenemos en cuenta el punto de vista puramente económico, pronto descubriremos que la apuesta en los cartuchos “ reciclados” puede no ser una buena idea.

Entre otras cosas porque …

1. Algunos estudios indican que más de la mitad de los cartuchos  reciclados se vacían nada más empezar a usarlos.
2. Nunca sabremos cuántas veces se ha llenado el cartucho que acabamos de comprar, que como hemos visto antes, afecta directamente el resultado de la impresión final y de la impresora.
3. Al final lo que obtenemos son tintas genéricas (la misma tinta para todas las impresoras) y no específicadas y optimizadas para nuestra impresora.

Como podemos ver de nuevo, este dicho se cumple “a veces lo barato, puede ser muy caro.”