A medida que avanza y se desarrolla la tecnología, el cuidado y la preocupación por el medio ambiente van más de la mano.

Imprimir es una acción que evidentemente hemos de realizar en muchas ocasiones, pero que sin duda implica consecuencias no muy buenas para el medio ambiente.
A pesar de ello cuidar el medio en el que vivimos es posible implementando ciertas  prácticas, alguna de las cuales costarán poco o nada pero valdrán mucho.
Si desean llevar a cabo un uso responsable de su impresora, le indicamos algunos consejos para controlar y reducir papel, consumibles, residuos y energía.
Puede parecer algo evidente pero imprimir solamente aquellos documentos que son necesarios no es algo que siempre hagamos. Se trata de pensar si realmente es imprescindible hacerlo. Fácil, ¿no?
Imprimir a doble cara es algo sencillo que  supone un evidente ahorro de papel. Incluso colocar varias páginas en una única hoja de papel sería suficiente en alguna ocasión.
Utilizar papel reciclado es también una práctica que se puede incorporar en algunas empresas o departamentos.
Contar con una bandeja donde colocar el papel que se puede reutilizar para notas y apuntes cotidianos será otra sencilla forma de cuidar más el gasto de papel.

Además también con un depósito de papel, para que éste pueda ser reciclado llevándolo al contenedor apropiado con los beneficios que todos conocemos como el ahorro en recursos naturales como son el uso de la madera, el agua y los minerales.

Utilizar herramientas informáticas para corregir y revisar documentos, en lugar de imprimirlos.  Piense en  Office, Word, Excel o PowerPoint que permiten destacar, subrayar y hacer comentarios en los textos, de ese modo, imprimirlos es una opción secundaria.

Será útil también previsualizar el trabajo antes de imprimir.  Diseñe unos márgenes que no sean muy anchos y establezca un interlineado fino, de modo que pueda utilizar menos hojas.

 

Las principales marcas destinan importantes cantidades de dinero y tecnología a la reducción del impacto medioambiental de sus productos; desde los embalajes hasta programas de reciclaje de sus consumibles vacíos. Sus acciones se orientan al diseño de productos, consumo energético, emisiones químicas, ruido, diseño reciclable y programas de recuperación, reducción de sustancias nocivas, ahorro de energía y papel, y diseños que prolongan la vida útil del equipo.

Cuentan, por supuesto con ecoetiquetas y certificaciones de varios países y sistemas de ámbito mundial.

Reciclar los cartuchos de tinta, tóner y tambor llevándolos a un punto limpio o al programa de reciclaje de cada fabricante es una acción muy importante para colaborar con el medio ambiente. La mayoría de ellos proporcionan un servicio sencillo y gratuito de recogida de cartuchos y consumibles usados.

Es bueno seleccionar impresoras que cuenten con opciones de consumo responsable con el medio ambiente, puesto que una gestión ecológica no solamente se trata de no imprimir, sino de que cuando lo hagamos sea a través de dispositivos que ofrecen opciones de ahorro. Deberá añadir las configuraciones de impresión más responsables, pues en el consumo de tinta influyen tanto la maquetación como los colores que se utilizan, etc. existen muchos modelos de impresoras en el mercado que te permitirán activar la opción impresión ecológica o borrador rápido con el que controlarás el papel, tóner y energía utilizada.

La utilización de consumibles de alta capacidad o alto rendimiento, permite claramente ahorrar tiempo y dinero, a la vez que protege el medio ambiente.

En diferente nivel se encuentran los sistemas de administración de impresoras, además de las herramientas que permitan  la digitalización de procesos y gestión documental.

Para finalizar, os recomiendo incluir en la firma digital de sus mails alguna frase que recuerde a los destinatarios que las impresoras se deben utilizar con responsabilidad es una práctica extendida que debe de seguir fomentándose.

El medio ambiente es cuestión de todos. 
Antes de imprimir este correo electrónico, piense bien si es necesario hacerlo.